2 de julio de 2010

Crítica: Eclipse

La tercera parte de esta saga vampírica Eclipse, arrasó con las taquillas solo en su primer día de estreno, pero cabe destacar que este tipo de cine, solo es para fans de corazón que leímos los libros desde un principio, o en su defecto, se hicieron desde la primera película volviendo esto un fenómeno pop.

De una vez anticipo que quienes odian de manera ferviente a la saga mejor ni la vean, pues a pesar de que el director David Slade la hizo con más acción para chicos, los elementos cursis y amorosos los van a hacer vomitar.

Ahora, sabiendo de antemano que esto lo leeran mega fans daré mi más humilde punto de vista sobre la trama: Eclipse es la mejor película de las tres en términos de acción y secuencia fílmica, más no en look de los actores, que aunque el polvorón mejoró visiblemente, las pelucas están muy mal colocadas en Rosalie, Alice y Jasper, que por cierto sorprendió a muchas al quitarse ese estigma de ojos locos, por un bomboncito confederado a caballo.

El contexto oscuro que crea desde un principio David Slade, le da un toque único a la cinta, el score perfectamente realizado por Howard Shore es un elemento importante en la trama, pues el suspenso se siente a la hora de ver a los neófitos en acción.

Dio gusto ver a los Cullen atacando y lejos de ese fashion victim que los hacía parecer muñecas barbies, todos pelaron dignamente junto a los licántropos para mostrarnos escenas de acción emocionantes. Lo lobos están mucho mejor caracterizados y por si fuera poco, la historia de los Quileutes más clara.

La adaptación al libro fue fiel pero con elementos nuevos que Stephenie Meyer no consideró, como luchas, presentación de Riley y Bree (esto quizá a que la autora lanzó recientemente el spin-off de Bree Tanner), fueron los ingredientes extra para que Eclipse no fuera pura miel y melcocha.

Excelentes actuaciones de Rosalie ultrajada, Jasper confederado y sacando la casta, Catalina Moreno Santino como María, la malvada vampiresa manipuladora, y por supuesto un Riley engatuzado y convencido de su papel, además de Bree Tanner confundida y desesperada.

Lo malo fue la aparición de Bryce Dallas Howard que aunque sea excelente actriz, los fans resentimos mucho la substitución de Rachelle Levefre que ya había captado el sentido maquiavélico del asunto.

Destacan la fotografía y hermosos paisajes de Forks Washington que se presentan solos, vestuario de antaño en los flashbacks y el ritmo de la trama, además del fatídico triángulo amoroso que causó gritos en la sala, ahora esperemos el trabajo titánico de Bill Condon en Amanecer ¿superará el trunfo de sus antecesoras?

1 comentario:

  1. Si las academias no consideran estas "peliculas" buenas es porque no aportan nada son solo productos comerciales. Le hubiera quedado mejor quedarse en tv, tuvieran mas exito y serian mas perdurables.. y si, sacarian mas dinero.

    ResponderEliminar

Comenta la Nota