21 de enero de 2014

La ladrona de Libros y el poder de las palabras


La ladrona de Libros se ha convertido en una de mis películas favoritas, una mocosa bella por dentro y fuera, una especie de moderna Sherezada que tiene la suerte de ser respetada nada más y nada menos que por la muerte. 

Basada en la novela de Marcus Susak (2005), el director Brian Percival logra contar de manera extraordinaria la historia de Liesel y sus amigos más cercanos. A pesar de estar ambientada en el marco de la Segunda Guerra Mundial (un tema bastante trillado), el filme tiene una originalidad jamás contada. 

Amor filial en toda su expresión y el poder de sanación, la resiliencia de la infancia, el horror de la guerra y una soberbia nazi que nunca logró opacar a personajes tan maravillosos y puros de alma y nobleza artística. Filme olvidado por los premios de la Academia que vale la pena tener en nuestra colección cinéfila.

1 comentario:

  1. Maravillosa pelicula donde nos hace reflexionar sobre el la capacidad del ser humano para ayudar o para destruir.
    En una hermosa nina , podemos contemplar como en una epoca dificil por la guerra y la persecucion , ella arriesga todo por salvar a su amigo junto con su familia, nos hace preguntarnos como en una epoca mas moderna no nos arriesgamos a ayudar a tantas personas que nos necesitan.
    La Muerte con imponente voz y con su sabiduria nos habla de la manera que ella se sorprende de nosotros los humanos, podemos ser tan buenos, pero podemos ser tan malos al mismo tiempo.
    Una ladrona de libros que nos muestra la importancia de leer la historia que dejaron otros y de dejar plasmada al mismo tiempo en un diario nuestras vivencias para las proximas generaciones.
    Hermosa pelicula !!

    ResponderEliminar

Comenta la Nota